Rosario a la Santísima Trinidad

 

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

 

Consagración a la Santísima Trinidad

 

          Divina Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, presente y operante en la Iglesia y en lo más profundo de mi ser; yo te adoro, te doy gracias y te amo.  Por medio de María, mi madre Santísima, me ofrezco, entrego y consagro totalmente a ti para toda la vida y para la eternidad.

 

          A ti, Padre del cielo, me ofrezco, entrego y consagro como hijo.

 

          A ti, Jesús Maestro, me ofrezco, entrego y consagro como hermano y discípulo.

 

          A ti Espíritu Santo, me ofrezco, entrego y consagro como “templo vivo” para ser consagrado y santificado.

 

          María, madre de la Iglesia y madre mía, tu que estás en intimidad con la Trinidad Santísima, enséñame a vivir, por medio de la liturgía y los sacramentos, en comunión cada vez más íntima con las tres divinas personas, para que toda mi vida sea un “Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.”

 

V.                  Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles

R.            Y enciende en ellos el fuego de tu amor.

V.                  Envia, Señor, tu Espíritu.

R.                   Que renueva la faz de la tierra.

 

Oración

 

            Oh Dios, que iluminas los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo concédenos este mismo Espíritu para obrar con prudencia, rectitud y gozar siempre de sus consuelos inefables.  Por Jesucristo, Nuestro Señor.  Amén.

 

          Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…

 

Primer Misterio

 

Santísima Trinidad armonía y unidad del Universo

 

Meditación

 

          El amor y el poder de la Santísima Trinidad crea el mundo.  El Espíritu Santo, personalmente, es el gozo, la armonía y la alegría de la creación.  El Espíritu del Padre hace al hombre a imagen y semejanza del Hijo:  lo llena de dignidad, de Gloria y de honor.  Desde ese momento, “la gloria de Dios es el hombre vivo”, con plenitud de vida total.  Desde ese momento, el hombre “vive, se mueve y existe en Dios” (Hch. 17, 28).

 

Práctica diaria

 

Dios ha distribuido la vida en forma diversificada, ha puesto la belleza y esplendor en todo lo creado.  Me corresponde a mi conservar el ambiente que nos rodea y la importancia de promover las relaciones interfamiliares, reconocer y felicitar a los demás por sus éxitos y logros.

 

Padre Nuestro y Avemaría, una vez.  Gloria al Padre, siete veces.

 

Oración

 

Santísima Trinidad, Dios Trino y uno, Padre, Hijo y Espíritu Santo, principio y fin nuestro, Tú nos has hecho conforme a tu imagen y semejanza.  Concédenos que todos los pensamientos de nuestra mente, todas las palabras de nuestra lengua, todos los sentimientos de nuestro corazón y todas las acciones de nuestro ser sean conformes a tu divina voluntad.

          Así, después de haberte visto aquí en la creación y veladamente por la fe, podamos llegar a contemplarte cara a cara eternamente en el cielo.  Amén.

 

Segundo Misterio

 

Santísima Trunidad un solo Dios en el amor

 

Meditación

 

          “Mi Padre encuentra su Gloria en esto:  que ustedes produzcan mucho fruto, llegando a ser con esto mis auténticos discípulos.  Yo los he amado a ustedes como el Padre me ama a mi:  permanezcan en mi amor.  Si guardan mis mandatos, permanecerán en mi amor, así como yo permanezco en el amor del Padre, guardando sus mandatos (Jn. 15, 8-10).

 

Práctica diaria

 

JESUS me ama y me pide que me entregue a El.  ¿Cómo saber entregarme?  Cumpliendo sus enseñanzas y practicando diariamente alguna de las obras de misericordia.

 

Padre nuestro y Ave María, una vez.  Gloria al Padre, siete veces.

 

Oración

 

          Oh Dios mío, Trinidad a quien adoro, ayúdame a olvidarme totalmente de mí para

instalarme en ti, inmóvil y tranquilo, como si ya mi alma estuviera en la eternidad.  Que

nada pueda turbar mi paz, ni hacerme salir de ti, sino que cada minuto me sumerja más en la hondura de tu misterio.  Pacífica mi alma, haz de ella tu cielo, tu morada de amor y el lugar de tu descanso.  Que en ella nunca te deje solo, sino que ahí esté con todo mi ser, todo despierto en fe, todo adorante, totalmente entregado a tu acción creadora.

 

Tercer Misterio

 

Dios Padre Creador del Universo

 

Meditación

 

Así fueron hechos el cielo y la tierra  todo lo que hay en ellos.  (Gen. 2, 1).

 

Práctica diaria

 

Dios es la fuente de donde brota el amor y la vida.  “Vengo del Padte y camino a la casa del Padre”.  Mi vida debe ser una continua acción de gracias por toda la creación en donde descubro la presencia de Dios y su huella.  Debo preocuparme de cuidar las obras de la creación.

 

Padre nuestro y Avemaría, una vez.  Gloria al padre, siete veces.

 

Oración

 

          Oh Dios Padre, de ti procede la vida, de ti nos viene el amor.  Gracias por el don de la creación y por el regalo de la vida.  Gracias por esta tierra y por todos los hombres que la habitan.  Gracias por tu alianza de amor y por el perdón que nos regalas gratuitamente.  Gracias por que en la plenitud de los tiempos nos has dado a tu Hijo, nuestro Salvador.  Haz que cada día sepamos agradecerte todos tus dones, unidos en familia de amor.  Por Cristo nuestro Señor.  Amén.

 

Cuarto Misterio

 

Jesucristo rostro de la Santísima Trinidad

 

Meditación

 

          Por eso Dios lo engrandeció y le concedió el Nombre que está sobre todo nombre, para que, ante el Nombre de Jesús, todos se arrodillen, en los cielos, en la tierra y entre los muertos.  Y toda lengua proclame que Cristo Jesús es el Señor, para Gloria de Dios Padre.  (Fil., 2, 9-11).

 

Práctica diaria

 

Dios nos ama.  Nos ama a cada uno de nosotros de esa manera única y especial como El ama.  Me corresponde a mi manifestar su misericordia, la misericordia de Dios y su perdón, comprendiendo, amando y perdonando.

 

Padre nuestro y Avemaría, una vez.  Gloria al Padre, siete veces.

 

Oración

 

          !Oh, Dios!  Te dedico y consagro todo lo que hay en mí:  mis recuerdos y mis acciones a Dios Padre; mi comprensión y mis palabras a Dios Hijo; mi voluntad y pensamientos a Dios Espíritu Santo; mi corazón y mi cuerpo, mi lengua, mis sentidos y todas mis penas a la sagrada humanidad de Jesucristo, el cual voluntariamente se entregó a manos de malvados y sufrió el tormento de la cruz.

 

Quinto Misterio

 

Espíritu Santo que revela verdad plena

 

Meditación

 

          Cuando venga El, el Espíritu de la verdad, los introducirá a la verdad plena.  El no vendrá con un mensaje propio sino que les dirá lo que ha escuchado, y les anunciará las cosas futuras.  Me glorificará porque recibirá de lo mío para revelárselo a ustedes.  Todo lo que tiene el Padre también es mío.  Por eso les he dicho que recibirá de lo mío para anunciárselo.  (Jn., 16, 13-15).

 

Práctica diaria

 

Vivir según El, es vivir de fe, de esperanza y de caridad.  El nos llevará a la compenetración con Cristo para lograr una auténtica existencia cristiana.  Tratar al Espíritu Santo como se trata a un amigo:  con sencillez y confianza.

 

Padre nuestro y Avemaría, una vez.  Gloria al Padre, seite veces.

 

Oración

 

          Oh Santo Espíritu de Luz y Amor, a Tí consagro mi corazón, mi alma y mi voluntad en el tiempo y en la eternidad.  Permíteme ser siempre dócil a tus divinas inspiraciones y a las enseñanzas de la santa Iglesia Católica cuya guía enfalible eres Tú.  Haz que mi corazón se encienda en el amor a Dios y al prójimo.  Que mi voluntad esté siempre en armonía con tu divina voluntad.  Que mi vida pueda imitar fielmente la vida y las virtudes de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.  A El, en unión del Padre, y contigo, Espíritu divino, honor y Gloria demos siempre.  Amén.

 

LETANIA DE LOS SANTOS

PARA EL AÑO JUBILAR

 

 

Señor, ten piedad

 

Cristo, ten piedad

 

Señor, ten piedad

 

Dios, Padre Celestial

ten piedad de nosotros

Dios Hijo, redentor del mundo

ten piedad de nosotros

Dios, Espíritu Santo consolador

ten piedad de nosotros

Santísima Trinidad, un solo Dios

ten piedad de nosotros

Santa María, primera creyente y discípula de Jesús

camina con nosotros

Santos ángeles de Dios

caminen con nosotros

Abraham, padre de todos los creyentes

camina con nosotros

Moisés, libertador de la esclavitud y guía del pueblo elegido

camina con nosotros

Isaías y Jeremías, profetas perseguidos por el anuncio del

amor y la salvación de Dios

caminen con nosotros

Todos los Patriarcas y Profetas, San Juan Bautista, precursor de Jesús y mártir de tu misión Profética

camina con nosotros

San José, esposo de María, Patrono de la Iglesia

camina con nosotros

Santos Pedro y Pablo, columnas de la Iglesia, mártires de Cristo

caminen con nosotros

San Agustín de Hipona, convertido a Cristo y maestro de la fe

camina con nosotros

San Francisco de Asís, hermano de todos los hombres, humilde

y pobre, predicador de la paz y la fraternidad

camina con nosotros

Santo Tomás de Aquino, buscador de la verdad, teólogo y maestro de la verdad revelada

camina con nosotros

San Francisco Javier, evangelizador de continentes, ejemplo de la juventud misionera

camina con nosotros

Santa Teresa de Avila, doctora de la Iglesia, a quien nada faltó y solo Dios bastó

camina con nosotros

San Juan de Dios, corazón apasionado, servidor de los enfermos mentales

camina con nosotros

Santa Rosa de Lima, flor santa de América, intercesora desde la clausura

camina con nosotros

San Martín de Porres, hermano y apóstol de la caridad a los pobres

camina con nosotros

San Maximiliano Kolbe, prisionero y mártir de la caridad

camina con nosotros

Santos Pastores  Misioneros

caminen con nosotros

Santos cristianos torturados y asesinados por la fe y la libertad

caminen con nosotros

Santos cristianos anónimos, madres y padres de familia, trasmisores de la Fe de generación a generación.

caminen con nosotros

Jesús, Hijo de María

Líbranos, Señor

Muéstrate propicio

Líbranos, Señor

De todo mal

Líbranos, Señor

De todo pecado

Líbranos, Señor

De la muerte eterna

Líbranos, Señor

Por tu Encarnación

Líbranos, Señor

Por tu Muerte y Resurrección

Líbranos, Señor

Por la efusión del Espíritu Santo

Líbranos, Señor

A nosotros, que somos pecadores

te rogamos, óyenos

Para que gobiernes y conserves a tu santa Iglesia

te rogamos, óyenos

Para que asistas al Papa y a todos tus consagrados y elegidos en tu servicio santo

te rogamos, óyenos

Para que concedas paz y concordia a todos los pueblos de la tierra

te rogamos, óyenos

Para que nos unas y renueves a los católicos de la Diócesis de Arecibo

te rogamos, óyenos

Para que congregues en la unidad a todas las Iglesias

te rogamos, óyenos

Por los misioneros y por la difusión de la Fe en la tierra

te rogamos, óyenos

Para que demos testimonio de caridad hacia todos

te rogamos, óyenos

Para que resistamos a las insidias del enemigo del alma

te rogamos, óyenos

Para que nos libres de toda violencia

te rogamos, óyenos

Para que ampares la santidad y unidad de la familia

te rogamos, óyenos

Para que sepamos proteger la vida humana

te rogamos, óyenos

Para que sepamos usar y respetar tu creación

te rogamos, óyenos

Para que bendigas las cosechas para alimento de los hombres

te rogamos, óyenos

Jesús, Hijo de Dios vivo

 

Cristo óyenos,

 

Cristo escúchanos

 

 

 

                  

                                                         

 

Oración

 

Omnipotente y sempiterno Dios, que te dignaste revelar a tus siervos en la confesión de la verdadera fe, la Gloria de tu eterna Trinidad, y que adorasen la unidad en tu augusta Majestad, te  rogamos, Señor que por la firmeza de esa misma fe, nos veamos siempre libres de todas las adversidades y peligros. Por Cristo Nuestro Señor.  Amén.

 

Padre nuestro y Avemaría, una vez.  Gloria al Padre, tres veces.

 

 

 

ORACION PARA EL AÑO JUBILAR

 

          Bendito sea, Padre, que en tu infinito amor nos has dado a tu Hijo unigénito, hecho carne por obra del Espíritu Santo en el seno purísimo de la Virgen María y nacido en Belén hace dos mil años.

 

          Que por tu gracia, Padre, el Año jubilar sea un tiempo de conversión profunda y de gozoso retorno a ti; que sea un tiempo de reconciliación entre los hombres y de nueva Concordia entre las naciones.

 

          Sostén, Padre, con la fuerza del Espíritu, los esfuerzos para anunciar a Cristo con la propia vida.  Que los discípulos de Jesús brillen por su amor hacia los pobres y oprimidos.

 

          Concede, Padre, que los discípulos de tu Hijo, reconocidas las propias culpas, sean una sola cosa para que el mundo crea, y todos los hombres descubran la alegría de ser hijos tuyos.

 

          A la voz suplicante de María, Madre de todos los hombres, se unan las voces orantes de los apóstoles y de los mártires cristianos, de los justos de todos los pueblos y de todos los tiempos, para que el Año Santo sea causa de renovada esperanza y de gozo en el Espíritu.

 

          A ti, Padre omnipotente, por Cristo, el que vive, en el Espíritu que santifica, alabanza, honor y Gloria ahora y por los siglos de los siglos.  Amén.

 

         

          Ampara a nuestra Diócesis de Arecibo en sus pasos de Renovación

Y abre para nosotros los cielos nuevos y la tierra nueva.

 

Gloria a Ti, Hijo, Salvador y Esperanza de los hombres

Gloria a Ti, Espíritu, que nos une y consuela:

Honor, alabanza y bendición

Ahora y por los siglos de los siglos.

AMEN

 

 

 

 

Trinidad Santa, a ti todo honor y Gloria: